Las formas de protección de la propiedad intelectual

Derechos de autor vs. marca registrada

Por Miguel García

En numerosas ocasiones hemos visto un símbolo junto a una marca o logotipo, al pie de una imagen, como marca de agua sobre una fotografía o en la esquina de la portada de algún disco o película.

En una época en la que es más común que nunca la distribución, reproducción y modificación de obras realizadas por otros, debido a la facilidad que nos brinda internet y las nuevas formas de comunicación en general, es conveniente comprender las diferentes formas de protección intelectual y los derechos que por ser creadores de la obra nos son automáticamente atribuibles.

Aunque derecho de autor y copyright suelen nombrarse como términos sinónimos cabe hacer una pequeña distinción entre ambos. El concepto de derecho de autor proviene del derecho continental, se basa en la idea de un derecho personal del autor, es un derecho moral constituido como emanación de la persona del autor. El copyright proviene del derecho anglosajón y se limita estrictamente a la obra, sin considerar atributos morales del autor, y determina las modalidades de utilización de una obra.

Los derechos de autor/ copyright protegen obras intelectuales y trabajos creativos. Abarca un abanico muy amplio en el que se incluyen trabajos escritos, musicales, visuales y todo tipo de trabajos artísticos. Por ejemplo: libros, artículos en revistas y periódicos (incluidos los medios digitales), películas, canciones, pinturas y esculturas, fotografías, etc. Dentro de los derechos de autor los más destacados son el derecho de exhibición pública, producción de copias y su venta o la modificación del material original para crear obras derivadas. Y como titular de los derechos exclusivos el autor puede decidir libremente quién puede utilizar su obra y bajo que condiciones.

Las obras no han de ser publicadas ni registradas para que cuenten con estos derechos y así lo recoge también la legislación internacional. En otras palabras, una obra cuenta con derechos de autor desde el momento de su creación. No obstante, siempre es recomendable registrar la obra, aquí en España a través del Registro de la Propiedad Intelectual, con el consiguiente pago de tasas. También existen otras posibilidades gratuitas, como SafeCreative.

Importante destacar que los derechos de autor protegen la forma de expresión y no el objeto de la misma, es decir, en una obra escrita protege la forma en la que se expresa una información pero no la información en sí misma.

En Estados Unidos y la mayoría de países europeos, incluyendo España, los derechos de autor son vigentes durante toda la vida de éste y se prolongan 70 años tras su muerte. Durante este tiempo serán los herederos legales los titulares de los derechos de autor. Una vez transcurrido ese tiempo, la obra o prestación pasa al dominio público, pudiendo ser utilizada por cualquiera, de forma libre y gratuita.

La diferencia esencial entre copyright/ derecho de autor y marca registrada es que el primero está destinado a los trabajos artísticos (música, vídeo, literatura), mientras que los segundos protegen la imagen corporativa (nombres comerciales, logotipos, símbolos, eslogan en forma de palabra o frase, etc.).

marca registrada y copyright
marca registrada y copyright

Una marca es considerada, a efectos legales, una forma de registro sobre cualquier símbolo que identifica de manera exclusiva uno o varios productos comerciales o servicios. Determina la identidad gráfica/ física y operativa de un producto o servicio. Incluye elementos gráfico-visuales propios que diferencian el artículo de sus competidores, proporcionándole cierta identidad en el sector comercial. Además, se trata de una identidad registrada, protegida por las leyes correspondientes que puede utilizarse con exclusividad.

El registro de una marca es un procedimiento administrativo que se inicia con una solicitud en la Oficina de Patentes y Marcas. Una vez ingresada la solicitud se obtiene un derecho de prioridad hasta que después de un tiempo (que depende de cada organismo nacional) se publique en un boletín.

La protección de las marcas registradas se ha de renovar cada cierto tiempo, normalmente cada 10 años, pudiéndose renovar un número de veces indefinido. Para que esta protección sea efectiva la marca ha de registrarse de forma individual en cada país. No hay marcas registradas internacionalmente si bien existen sistemas de registro internacionales que gestionan los trámites aplicables a todos los países miembros de dicho sistema.

Una solicitud de registro de marca puede rechazarse si ésta es descriptiva (porque los elementos genéricos que la componen pueden ser utilizados de forma colectiva), o constituye un término común. Lo mismo ocurre si otras marcas similares se encuentran previamente registradas.

Una causa especial de extinción, aunque poco frecuente, es la "vulgarización" de ésta por parte de la sociedad, siendo utilizada una marca específica para nombrar un tipo de producto. Existen muchos ejemplos: Rimmel, Velcro, Kleenex, Typex, etc. Este fenómeno ocurre por la acción, por una parte, de el público que se encarga de convertir la marca en el término genérico para identificar el producto, destruyendo así su capacidad distintiva. Por otra parte, esto resulta atribuible al propio titular de la marca quien no evita esta situación por razones de monopolio o una excesiva popularidad. Existen vias para impedir o ralentizar este proceso, como por ejemplo la utilización del simbolo de marca registrada "R" acompañado de el número de registro.